Los Límites de lo real

contrainformación y debate

Cuando estamos jodidos, nada como ver al follonero

images
Jordi Évole, el follonero, saltó a la fama con un personaje pequeño en el programa nocturno de Andreú Buenafuente. El nombre lo decía todo, era la persona que, camuflado con el público, creaba follón. Y como lo hacía? Pues diciendo lo que muchos pensaban y nadie podía decir, criticando, quejándose, búrlandose. El tono incisivo, cínico y satírico no le quitaba verdad a sus argumentos.

Tiempo después, tuvo su gran oportunidad, un show solo para él. Una ventana desde la cuál se hacía lo mismo: crear follón. La primera temporada era variada, incluía desde las opiniones de un ex gran hermano hasta encuestas por telefonillo. Pero es cuando la crisis no pudo llamarse otra cosa que crisis cuando su programa cobro verdadera importancia.

Es increíble, pero sus programas monotemáticos han arrojado más luz sobre temas tan oscuros como la relación entre asesores y cargos políticos o la sanidad privatizada que muchos grandes  medios de comunicación de masas. No es solo que el tono franco y directo de sus entrevistas y la capacidad de preguntar lo más comprometido a los implicados sea fácil de digerir. Creo que lo realmente ha hecho de  ‘Salvados’ una herramienta para entender porque estamos hundidos y hasta donde estamos hundidos es que no hay muchas más alternativas. Quién quiera enterarse de que va la cosa y de quien corta el bacalao (además de como se reparte) tiene que invertir mucho de su preciado tiempo buceando en la llamada ‘contrainformación’. Y quien no quiera, pues a la caja tonta a tragar cuanto allí sea vomitado. Y esa caja tonta, que a veces se hace la tonta y a veces lo es, aún es capaz de sorprendernos, de convertir a un actor de teatro, a un cómico en el más grande periodista e investigador de los últimos tiempos.

El caractér latino, que nos ha educado para reirnos cuando deberíamos llorar, parece tangible cuando ves que ya casi no existe prensa ni noticieros serios, pero que aún se puede confiar en los comediantes. Esta es la tragicomedia de los días que nos ha tocado vivir. Cuando se suiciden los siguientes (ojalá me equivocase), que no nos quede en la consciencia el no haber tratado de entender que les quitó sus casas y sus ganas de vivir.

Salvados, La historia de una burbuja inmobiliaria. 

Salvados,  Somos ciudadanos de usar y tirar

Salvados, Oligopoly, el juego de la energía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 18 febrero, 2013 por en television.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: